top of page

Por qué la coenzima NAD+ podría ser la clave del antienvejecimiento


  • ‌‌‌‌¿Qué es el NAD+?

  • ‌‌¿Cuál es la función del NAD+?

  • ‌‌Consecuencias del envejecimiento y de la disminución de los niveles de NAD+

  • ‌‌‌‌Cómo prevenir la disminución de NAD+ relacionada con la edad



‌‌¿Qué es el NAD+?

La nicotinamida adenina dinucleót


ido (NAD+) se encuentra en todas las células vivas. El NAD+ es la forma activa de la vitamina B3. Aunque las formas comunes de B3, como la niacina y la niacinamida, han existido como suplementos nutricionales durante décadas, las formas más recientes y especializadas, como el mononucleótido de nicotinamida (NMN) y el ribósido de nicotinamida (NR) han ido cobrando importancia científica en la lucha contra algunos de los aspectos clave del envejecimiento celular.1-4

El NAD+ participa en muchos procesos celulares, como la producción de energía, la reparación celular y la optimización de la función celular general. Ya que los niveles de NAD+ descienden con el envejecimiento, incluso con una ingesta adecuada de niacina o niacinamida, el restablecimiento de los niveles mermados de NAD+ se perfila como parte de una estrategia antienvejecimiento y de promoción de la salud celular.1,2

‌‌¿Cuál es la función del NAD+?

El NAD+ es una de las moléculas más importantes del cuerpo humano y se le denomina el “portador universal de electrones” del organismo. El agua se conoce como el “disolvente universal”. Ambos tienen la misma importancia para nuestra salud.

Para comprender el NAD+ es importante comprender primero el hidrógeno. Un átomo de hidrógeno está compuesto por un protón con carga positiva y un electrón con carga negativa. Si el átomo de hidrógeno pierde su electrón, pasa a tener carga positiva. Y si gana un electrón extra, pasa a tener carga negativa. El hidrógeno no tiene carga cuando un protón forma pareja con un electrón.

El + en NAD+ representa que la molécula de NAD posee carga positiva porque contiene un protón de hidrógeno con carga positiva sin un electrón. En algunas reacciones químicas, el NAD+ puede aceptar un hidrógeno con carga negativa y que contenga dos electrones para formar NADH. Al igual que una moneda tiene dos caras, el NAD+ y el NADH se conocen como un “par redox”, un término que se usa para describir dos formas de la misma molécula que ganan o pierden electrones. Las reacciones redox implican la ganancia o la pérdida de electrones. En esta reacción de NAD+ a NADH, la ganancia neta fue de un electrón con carga negativa para neutralizar la carga positiva del NAD+. Como el NADH no tiene carga, no tiene el signo +. No tiene carga, pero sigue siendo importante.

El NAD+ es fundamental para la producción de energía

Tanto el NAD+ como el NADH son fundamentales para que nuestras células funcionen bien. Se necesitan para la producción de energía. También son necesarios para convertir las moléculas en sus formas activas. Por ejemplo, la coenzima Q10 es uno de los antioxidantes celulares más importantes y también resulta fundamental para producir energía celular en las mitocondrias. Una vez que la CoQ10 realiza su trabajo, pasa de su forma activa (ubiquinol) a su forma inactiva (ubiquinona). Para regenerar la CoQ10 a su forma activa, el NADH cede un hidrógeno y un electrón de ubiquinona para formar ubiquinol. Una molécula de oxígeno captura el electrón extra y el NADH se vuelve a convertir en NAD+.

Las reacciones en las que participa el NAD+ son distintas a las del NADH. Las células los necesitan a ambos porque el NADH no puede hacer lo que hace el NAD+ y viceversa. Las células necesitan tanto el NAD+ como el NADH para producir energía celular, así como para crear o reparar moléculas como el ADN, las membranas celulares, las proteínas y las hormonas.

La diferencia entre el NAD+ y el NADH

El NAD+ y el NADH actúan sobre moléculas distintas. El NAD+ es particularmente importante para que una serie de compuestos especializados que regulan la función celular puedan realizar su trabajo. Por ejemplo, el NAD+ es fundamental para el buen funcionamiento de las sirtuinas. Sin el NAD+, estas proteínas celulares no se activan para combatir el envejecimiento celular y regular la inflamación. Las sirtuinas activadas por el NAD+ también favorecen un metabolismo adecuado, lo que incluye el control del azúcar en sangre y el peso corporal.5

Otro gran efecto antienvejecimiento del NAD+ es que ralentiza el reloj genético que funciona dentro de cada célula. Este reloj determina el momento de la vejez e implica la longitud de los telómeros como señal. Los telómeros son los segmentos de los extremos del ADN (nuestro material genético). Mientras más cortos sean los telómeros, más afectada se verá la expresión de los genes. El resultado es el envejecimiento celular. El NAD+ es uno de los compuestos clave para combatir el acortamiento de los telómeros.1,2,5

‌‌Consecuencias del envejecimiento y de la disminución de los niveles de NAD+

El NAD+ es una molécula celular muy importante. Uno de los motivos por los que las células empiezan a dejar de funcionar bien con el envejecimiento es que los niveles de NAD+ tienden a disminuir a medida que envejecemos. Como consecuencia, unos niveles bajos de NAD+ pueden producir:1,2,5

  • Una disminución del metabolismo, lo que provoca un aumento de peso y un control deficiente del azúcar en la sangre.

  • Fatiga.

  • Reducción de la salud de los vasos sanguíneos.

  • Pérdida muscular relacionada con la edad (sarcopenia).

  • Pérdida de la memoria y deterioro mental relacionados con el envejecimiento.

  • Pérdida de la vista y del oído relacionada con el envejecimiento.

‌‌‌‌Cómo prevenir la disminución de NAD+ relacionada con la edad

El motivo principal por el que los niveles de NAD+ disminuyen con el envejecimiento es la inflamación crónica. El término inflamación se ha usado para referirse al efecto perjudicial que la inflamación crónica de grado bajo ejerce sobre la aceleración del envejecimiento.

Una de las consecuencias de la inflamación es el descenso del NAD+. La inflamación produce un aumento de una enzima celular llamada CD38. Esta enzima degrada el NAD+ y, de hecho, también sus precursores.6,7 Por suerte, los polifenoles vegetales como el resveratrol, la quercetina, la luteolina y posiblemente otros pueden reducir la actividad de la CD38.8,9

Otro factor importante para mantener unos buenos niveles de NAD+ es restituir el NAD+ a partir del NADH cuando este acepta un electrón. Una enzima específica conocida como NQO1 es capaz de restituir el NAD+. La importancia de esta conversión es obvia, ya que el gen NQO1 ha sido denominado el “gen de la longevidad”.

Una cantidad insuficiente de NQO1 se asocia con una desintoxicación deficiente, menores niveles de energía y la alteración de la función celular. El NQO1 trabaja con el NADH, convirtiendo la CoQ10 de su forma inactiva (ubiquinona) a su forma activa (ubiquinol) y en el proceso también produce NAD+. El NQO1 también es importante en la activación de la vitamina K para permitir su funcionamiento en la coagulación de la sangre, la salud ósea y otras funciones.

Un objetivo importante para combatir el envejecimiento es aumentar la expresión de este gen NQO1. Este objetivo se puede lograr mediante la inducción de una proteína conocida como Nrf2 y la reducción de otras proteínas conocidas como BET.

6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page